La evolución del mundo laboral global.

En este post resumo las conclusiones más relevantes del reciente estudio “Evolution of Work” elaborado por el ADP Research Institute, estudio que recoge un análisis global de las principales tendencias del mundo laboral basado en las opiniones de más de 2.000 encuestados de 13 países.

 

Con el fin de comprender el impacto de las nuevas tendencias del mundo laboral en los puestos de trabajo, el ADP Research Institute realizó un innovador y revolucionario estudio cualitativo y cuantitativo con empresas y empleados de cuatro grandes regiones del mundo: Norteamérica, Europa, América Latina y Asia-Pacífico.
El estudio permite entender no sólo las tendencias emergentes del mundo laboral, sino también las necesidades de los empleados. Este enfoque ofrece una visión a largo plazo, más allá de la simple revisión de las tendencias que surgen hoy en día, y reflexiona y anticipa cuáles serán las nuevas fronteras del mundo laboral global.
Del estudio se desprende que la evolución del mundo laboral es más rápida que nunca. Las empresas, de todas las regiones del mundo y de todos los sectores, deben tomar conciencia y gestionar las principales tendencias para poder liderar el cambio y seguir creciendo en el futuro.
Mientras que la mayoría de los cambios del mundo laboral se valoran de forma positiva, persiste el temor de que la automatización y los dispositivos móviles sustituyan a las personas.
Los empleados piden más opciones y más flexibilidad; acceso al aprendizaje online; una mayor autonomía; estabilidad y seguridad laboral; y la posibilidad de trabajar en proyectos que tengan sentido para ellos a nivel personal. Y estos deseos de los empleados están impulsando la transformación del mundo laboral global.
Del estudio se desprenden hasta 19 tendencias del mundo laboral que están empezando a transformar el mundo laboral a nivel global:
  • Los empleados podrán trabajar desde cualquier lugar del mundo.
  • Los trabajadores optarán por un trabajo relacionado con sus intereses personales o que tenga un impacto relevante en la sociedad.
  • Desaparecerán los departamentos y las jerarquías.
  • Los empleados trabajarán allá donde se requiera su talento, en lugar de permanecer lealmente en una misma empresa.
  • La necesidad de que los empleados cambien constantemente de puesto exigirá la rápida adquisición de nuevos conocimientos.
  • La tecnología permitirá conectar con otras personas de forma más eficiente salvando la distancia y las diferencias horarias.
  • Desaparecerá la edad estándar para la jubilación; los trabajadores se jubilarán cuando así lo decidan.
  • Los empleados desarrollarán todas sus tareas a través de un dispositivo móvil.
  • Los empleados confiarán principalmente en ellos mismos y/o en información de Internet para resolver los problemas y desarrollar sus tareas.
  • Las empresas harán búsquedas a nivel glogal para encontrar el talento.
  • Las organizaciones asumirán mayores riesgos para poder seguir el ritmo que marcan los cambios.
  • Las organizaciones usarán la tecnología para medir y mejorar el bienestar de los empleados.
  • Las redes sociales se convertirán en la plataforma principal de colaboración en el trabajo.
  • Los empleados organizarán su propio horario de trabajo, en función de lo que resulte más cómodo y eficaz para ellos.
  • Los empleados cobrarán en tiempo real según la aportación de su trabajo (alcanzar objetivos de un proyecto, etc.).
  • Las empresas harán únicamente contratos temporales o por proyecto (tendrán pocos o ningún trabajador fijo a tiempo completo).
  • Los trabajadores usarán la tecnología para aprender cualquier cosa, en cualquier momento y en cualquier lugar.
  • La tecnología (como los sensores en tiempo real) permitirá a las organizaciones ajustar proactivamente el rendimiento individual y de los equipos.
  • La automatización, los dispositivos móviles y la inteligencia artificial sustituirán a las personas en trabajos repetitivos.

 

 

Cada una de estas 19 tendencias del mundo laboral refleja una necesidad humana básica, que traspasa todos los grupos demográficos de empleados analizados. Estas 5 necesidades básicas son:
1. Libertad. La gente quiere libertad para disfrutar de su vida. Quiere control y flexibilidad para hacer su trabajo cuando, donde y como quiera. Este deseo se pone de manifiesto por el incremento de opciones que los trabajadores están demandando y están aprovechando para organizar su propio horario de trabajo y para trabajar desde casa, o desde otra ciudad, estado o país, distinto al lugar en el que está establecida la empresa. Esta libertad se ha concedido en gran medida a los empleados cuando ha sido posible gracias a las mayores posibilidades de realizar el trabajo a través de los dispositivos móviles o de ordenadores portátiles.

2. Conocimiento. La gente quiere tener acceso a los recursos, a las herramientas y a la información necesaria para poder realizar su trabajo. Y quiere disponer de tiempo para adquirir nuevos conocimientos mientras continúa desarrollando sus tareas. Mientras que la tecnología permite a los empleados realizar gran parte de su trabajo en el mismo o menos tiempo que antes, las empresas tienen mayores expectativas y esperan que los empleados realicen sus tareas a un ritmo más alto del que antes era posible. Los avances tecnológicos y los recursos globales permiten a los empleados recurrir rápidamente a dichos recursos para aprender nuevas cosas, resolver problemas, y seguir el ritmo de trabajo. Este aprendizaje a medida ayuda a los empleados a desarrollar nuevas habilidades rápidamente para poder satisfacer la necesidad de su empresa de contar con una plantilla multidisciplinar.

 

 

3. Estabilidad. El mayor nivel de interconectividad tecnológica permite a las empresas ampliar su búsqueda de empleados fijos y temporales a escala mundial. Los trabajadores, por su parte, pueden considerarlo una fuente de seguridad, ya que su talento puede resultar interesante para empresas multinacionales, ampliándose para ellos el abanico de potenciales puestos de trabajo al no limitarse a la zona geográfica en la que viven. A medida que los empleados se vayan adaptando a una definición más flexible de lo que es una “carrera profesional” y que el movimiento de búsqueda internacional de talentos vaya en aumento, se darán cuenta de que tienen un mayor abanico de oportunidades a su disposición.

 

 

4. Autogestión. La tecnología facilitará a los empleados una mayor independencia para gestionar su productividad y su rendimiento y les permitirá también ser evaluados y recibir reconocimiento a su trabajo en tiempo real. Caerán así las barreras a la colaboración y se podrá redefinir la relación entre los empleados y sus superiores. Los últimos desarrollos en automatismos, dispositivos inteligentes e inteligencia artificial están empezando a sustituir a las personas en los trabajos más repetitivos. Sin embargo, en el futuro, la productividad de las personas mejorará gracias a una colaboración eficaz con estos dispositivos inteligentes. Con el uso de la tecnología para ayudar a dirigir y mantener a las personas y los equipos, la desaparición de los departamentos y de la jerarquía en el trabajo no parece una idea tan descabellada. En un entorno laboral de este tipo, las personas podrán centrarse más en su trabajo en lugar de dedicar su tiempo a dirigir a los demás o a ser dirigidos.
5. Significado. Hoy en día las motivaciones de los empleados para trabajar van más allá de cobrar una nómina. Se interesan cada vez más por trabajar en proyectos que tengan sentido para ellos a nivel personal, que tengan un impacto positivo en la sociedad y que mejoren el bienestar de las personas. Del mismo modo que los avances tecnológicos han permitido a algunos empleados escoger cuándo, dónde y cómo trabajar, estos cambios también han facilitado el acceso a trabajos que cubren otras necesidades de los empleados, aparte de las financieras. Las organizaciones y los departamentos de RR.HH. que reconocen esta necesidad están implicando a sus colaboradores más estrechamente en la misión de la organización. Al reconocer que todos los empleados contribuyen de manera significativa al éxito de la compañía, los colaboradores sienten que su trabajo tiene sentido.
Los empleados no sólo quieren trabajar en organizaciones cuyos objetivos sean acordes con lo que da un mayor sentido a sus vidas, sino que también quieren que las empresas demuestren su compromiso con las personas que trabajan para ellas. Empresas como Google han experimentado con esta idea haciendo que cada empleado dedique un 20% de su tiempo a trabajar en algo que realmente les apasione.1Esto es sólo un ejemplo de cómo una organización puede demostrar que se preocupa por sus empleados, lo que puede motivar más a las personas y conectarlas más con su trabajo.
Los hallazgos de este estudio establecen la necesidad de llenar los trabajos de sentido. Hoy en día, los Millennials más jóvenes ponen mayor énfasis en la búsqueda de sentido en sus trabajos que las anteriores generaciones, que tendían a buscar más el sentido de sus vidas fuera del trabajo. Con esta diferencia generacional en mente, algunas de las preguntas que hay que plantearse antes de poner en marcha ciertas iniciativas para llenar de sentido los puestos de trabajo son las siguientes: ¿cómo pueden las empresas implicar a la generación Z que sube (los que llegan después de los Millennials y que todavía no están en el mercado laboral) a medida que las generaciones actualmente en activo van ascendiendo en sus carreras profesionales? ¿Los individuos de la generación Z requerirán un modelo distinto al de los Millennials? En caso afirmativo, ¿cómo será?.
Las anteriores consideraciones ofrecen una plataforma para que las empresas entiendan cómo las necesidades de los empleados están impulsando las tendencias en el mundo laboral. Al alinear el paradigma de trabajo de la organización con las necesidades básicas de sus empleados, en lugar de insistir en que estos encajen en el molde corporativo, las empresas podrán anticipar cómo la cultura del mundo laboral puede seguir evolucionando para construir puestos de trabajo más dinámicos y productivos. Cuanto mejor se posicionen las compañías, las organizaciones y los empresarios para atraer a una fuerza de trabajo ágil, de edades diversas y orientada globalmente, más prosperarán en el futuro.
Las conclusiones más relevantes del estudio han sido las siguientes:
  • El 92% de los encuestados cree que la tecnología permitirá ahorrar tiempo y contactar de forma más eficiente con otras personas a pesar de la distancia geográfica.
  • El 45% de los encuestados cree que la automatización, los dispositivos móviles y la inteligencia artificial reemplazará a las personas en las tareas repetitivas.
  • La nueva definición de estabilidad y seguridad laboral requiere más flexibilidad por parte de los empleados para adaptarse a diferentes puestos.

 

 

  • Las empresas piensan más a largo plazo, mientras que los empleados tienden a pensar más en el corto plazo.

 

  • Los empleados más jóvenes buscan un trabajo que tenga sentido para ellos, más allá de cobrar una nómina, y que les permita sentirse realizados.

 

  • Los Departamentos de RRHH deberán mejorar la conectividad global.

 

Si quieres acceder al texto íntegro del estudio pincha aquí
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s