La empresa socialmente responsable

Recientemente tuve la oportunidad de colaborar con el catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Vigo, Jaime Cabeza en la elaboración de unos contenidos didácticos para un curso de especialización que se impartirá en el mes de febrero de 2017 sobre la acción social y la protección social en las empresas.

 

Mi trabajo se centró en el estudio de la responsabilidad social en las empresas, de cara a conocer la aplicación práctica, grado de implantación, de conocimiento y de interiorización de las políticas de responsabilidad social en el ámbito empresarial, así como de cara a identificar las posiciones de la ciudadanía con respecto a las políticas responsables y el grado de implantación de las mismas.

 

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es un término relacionado con la postura ética que asumen las empresas ante los entornos en los que opera. Acuñado hace relativamente poco, el concepto ha cobrado protagonismo en los últimos años, sobre todo ante el auge de otros similares como el de la sostenibilidad medioambiental, el buen empleo de los recursos naturales, el desarrollo sostenible, la conservación de los ecosistemas y las obras sociales.

 

Toda iniciativa que se ponga en marcha debería de contar con un marcado carácter social. Las personas, la ciudadanía, la sociedad civil en general demandan ideas y proyectos que sean del interés para la comunidad en la que opera, incluidas por supuesto las empresas.

 

La distancia por tanto entre empresa y sociedad se acorta, para compartir inquietudes y mejorar el entorno que nos rodea, cada uno en la medida de sus posibilidades. Esa es por tanto la responsabilidad social, un  reto para el tejido económico de hoy en día que todas las empresas, grandes, medianas o pequeñas deben asumir.

 

Una empresa socialmente responsable es la que fundamenta su visión y compromiso en políticas, principios, normas, programas, toma de decisiones y acciones que benefician a su negocio y que inciden positivamente en la realidad social, económica y ambiental, así como en las comunidades en las que operan, más allá de sus obligaciones legales, atendiendo a unos valores fundamentales.

 

La empresa que pretenda ser reconocida como socialmente responsable tiene que ser consciente de su capacidad de impacto en su entorno, de cara a implementar una planificación de la acción social y a establecer un marco de prioridades que más adelante veremos, que contribuyan al desarrollo económico y social del entorno en el que opera.

 

En la práctica ser una empresa socialmente responsable parece sencillo, pero tiene su complejidad a la vez. Básicamente lo primero que se tiene que conseguir es que la empresa sea lo que dice ser. Parece lógico, pero no todas las empresas lo cumplen.

 

Para ello será primordial reconocer la identidad y coordinar la imagen de la empresa en el entorno. La coherencia entre identidad e imagen será el punto de partida para empezar a hablar de la responsabilidad social corporativa. Es decir, que la empresa venda lo que dice que vende, que sea auténtica en valores y principios éticos, que no lance mensajes contradictorios al exterior. Algunos ejemplos prácticos de lo que estamos hablando son: bajar el consumo de agua y de luz, empaquetar con material reciclado, mejorar la comunicación interna con los empleados, establecer medidas a favor de la promoción de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres o de conciliación laboral y familiar.

 

Es verdad que una empresa tiene que intentar sacar el máximo beneficio a su actividad productiva, pero eso no es incompatible con evitar el despilfarro de energía, reciclar materias primas, optimizar el proceso productivo, buscar el bienestar y la satisfacción de los empleados o pagar un precio justo a los proveedores.

 

El paradigma hasta hace bien poco decía que todas las empresas están únicamente para ganar dinero y poco más, pero las empresas en estos momentos van más allá y tratan de generar oportunidades, beneficio económico entre otras muchos objetivos estratégicos, pero también oportunidades de relación, de promoción, de incluir criterios sociales y medioambientales, de generar nuevos nichos de mercado que viene a indicarnos que la empresa es algo más que ganar dinero y ser rentable para sus accionistas.

 

Las empresas tienen que ser conscientes de que los grupos de interés, también conocidos como los “stakeholders”, los clientes, los proveedores, están demandando nuevas respuestas, a través de la promoción de acciones sociales, y las empresas no pueden evadirse de ellas. La sociedad, los clientes están demandando buenos productos, con una mejor calidad y una atención al cliente que antes no demandaban.

 

Por lo tanto, una empresa socialmente responsable es la que cuida y aprovecha al máximo cada recurso, evitando su desperdicio e invirtiendo en innovación y desarrollo para optimizar sus procesos y desarrollando nuevos y mejores productos.

 

La acción social supone una oportunidad empresarial para llevar a cabo un conjunto de acciones sociales que formen parte de la estrategia corporativa de la empresa y que se encuentren en consonancia con los objetivos y los valores empresariales.

 

Algunas de estas acciones sociales de las que hablamos son:

 

  • Planes de apoyo al empleo, que incluyen programas de formación, orientación, información y búsqueda activa de empleo que ayuden a mejorar la empleabilidad de las personas desempleadas.

 

  • Programas de apoyo a los emprendedores, fomentando las ideas innovadoras, ofreciéndoles recursos formativos, económicos y estructurales.

 

  • Ayudas, becas y premios para dar apoyo a los ámbitos de la cultura, de la educación, del deporte, de la ciencia y la investigación, de la salud y del medio ambiente.

 

  • Campañas de sensibilización asociadas a las luchas de determinadas dolencias, como por ejemplo la esclerosis múltiple, el cáncer, etc.

 

  • Colaboraciones con distintas organizaciones sin ánimo de lucro para fomentar la cooperación para el desarrollo, la promoción del voluntariado y la asistencia e inclusión social.

 

 

La acción social dentro de las empresas va más allá de la potenciación de la imagen empresarial, se dirige hacia la resolución de los problemas sociales más urgentes e importantes en primera persona.

 

La responsabilidad social de la empresa va más allá de la pura filantropía o de la acción social por la cual la empresa revierte en la sociedad de forma más o menos generosa, parte de los beneficios procedentes de su actividad en el mercado. Las acciones sociales de una empresa tienen que ser vistas como una visión, una manera de pensar, que ha de sostenerse a través de las operaciones de negocio y en el seno de la estrategia de la empresa.

 

La acción social no implica solo que la empresa pueda aplicar parte de sus beneficios a obra social, o de dar donativos, o de participar en proyectos más caritativos y filantrópicos; estamos hablando de integrar la responsabilidad social en la estrategia, misión y valores de la compañía.

 

Es muy importante cuando hablamos de acción social tener en cuenta que la sociedad la pueden mejorar también, empresas que en algún momento de su trayectoria se han dado cuenta de que podían generar un cambio positivo y han tenido la capacidad de comenzar a hacerlo. Todo ello sin renunciar a la productividad o a la rentabilidad económica.

 

La clave radica en pensar en generar negocio e impacto social en igual medida. Ser una empresa generadora de cambio es ir más lejos, tanto en lo empresarial como en lo social, integrando en la propia línea de negocio un elemento innovador. Estamos hablando de que las empresas deben tomar protagonismo en la creación de un cambio positivo, empatizando con los problemas de la ciudadanía y buscando una solución que permita obtener negocio e impacto social a partes iguales. Esto es lo que se conoce como “creación de valor compartido”.

 

El compromiso social se llame RSC, RSE o CSR, no es una simple declaración retórica, sino el resultado de la generación de valor social y económico. En la actualidad, ya no se discute sí la empresa debe generar valor social sino cuál es la mejor manera de hacerlo y cómo medirlo.

 

A pesar de que hasta ahora, el fomento de la responsabilidad social ha correspondido fundamentalmente a algunas grandes empresas o compañías multinacionales, ésta es importante en todos los tipos de empresa y todos los sectores de actividad, desde las PYME a las sociedades multinacionales. El aumento de su puesta en práctica en las pequeñas y medianas empresas, incluidas las microempresas, es fundamental, porque debido al tejido empresarial español, son las que más contribuyen a la economía y a la creación de puestos de trabajo.

 

No obstante, son ya muchas PYME las que han incorporado a su proyecto empresarial, políticas de actuación de interés social basados en un conjunto de valores fundamentales, recogidos en los siguientes 10 principios de consenso universal según el Pacto Mundial o Global Compact:

 

1.- Respetar la protección de los derechos humanos fundamentales.

2.- Asegurarse de que no se vulneran los derechos humanos.

3.- Apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.

4.- Apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.

5.- Apoyar la erradicación del trabajo infantil.

6- Apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación.

7.- Mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.

8.- Fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental.

9.- Favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

10.- Trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y soborno.

 

Anuncios

2 pensamientos en “La empresa socialmente responsable

  1. Hola Pablo
    Me alegro de que te hayan escogido para estos contenidos. Creo que si consigues aplicar este concepto específicamente a la pyme habrás dado un aporte clave en esta materia y el curso de especialización tendrá un elemnto diferenciador importante.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s