Resultados del estudio “The evolution of work 2016”

La evolución del mundo laboral es más rápida que nunca. Las empresas, de todas las regiones del mundo y de todos los sectores, deberán tomar conciencia y gestionar las principales necesidades que tienen sus empleados para poder liderar el cambio y seguir creciendo en el futuro.

 

Con el fin de comprender el impacto de las nuevas tendencias del mundo laboral en los puestos de trabajo, el ADP Research Institute ha realizado un innovador y revolucionario estudio cualitativo y cuantitativo con empresas y empleados de cuatro grandes regiones del mundo: Norteamérica, Europa, América Latina y Asia-Pacífico.

 

El estudio Evolution of Work ® 2016 realiza un análisis global de las tendencias del mundo laboral basado en las opiniones de 2.000 personas de 13 países y permite entender no sólo las tendencias emergentes del mundo laboral, sino también las necesidades de los empleados. Este enfoque ofrece una visión a largo plazo, más allá de la simple revisión de las tendencias que surgen hoy en día, y reflexiona y anticipa cuáles serán las nuevas fronteras del mundo laboral global.

 

En este estudio realizado principalmente entre empleados de oficina, la mayoría de empleados de todo el mundo acoge positivamente las nuevas tendencias del mundo laboral, tanto las que ya son una realidad tangible como las que se prevé que llegarán en el futuro. En la región de Asia-Pacífico, por ejemplo, donde la población es más joven y el crecimiento laboral es rápido, los empleados se muestran muy dispuestos a adaptarse a las innovaciones. Es así especialmente en el caso de las tendencias relacionadas con una mayor libertad, como que los empleados puedan organizar su propio horario de trabajo. En América Latina, los empleados también se muestran dispuestos a adaptarse a las futuras tendencias, pero los problemas económicos y el lento crecimiento han impedido que muchos incorporen las tendencias actuales al mismo ritmo que en otras partes del mundo.

 

Aunque la mayoría de los empleados que han participado en este estudio ven el futuro de forma positiva, algunas tendencias no tienen tan buena acogida, en especial las que podrían suponer una amenaza para la estabilidad de las personas, como la automatización de ciertos puestos de trabajo.

 

De todas las organizaciones que se analizaron en el estudio, las que parecen más dispuestas a adaptarse a las tendencias específicas del puesto de trabajo son las que se definen como corporaciones multinacionales, las empresas con menos de 20 años de historia y las que están ubicadas en la región Asia-Pacífico.

 

En cuanto a los aspectos que los empleados creen que tendrán un mayor impacto en sus puestos de trabajo, la mayoría de los encuestados opinan que serán la rápida evolución de la tecnología y la globalización.

 

Los resultados del estudio concluyen que las empresas piensan más a largo plazo, mientras que los empleados tienden a pensar más en el corto plazo.

 

La esencia de este informe es comprender las diversas perspectivas de las tendencias en el mundo laboral y el impacto que éstas tienen en los empleados, desde los Millennials en Europa hasta los altos directivos de Norteamérica. Asimismo, al comprender el punto de vista de los empleados, los líderes empresariales y los departamentos de RR.HH. estarán mejor preparados para mantenerse a la vanguardia de las tendencias en el mundo laboral.

 

 

Las 5 principales necesidades de los empleados y que deberán ser tenidas en cuenta por las empresas son:

 

1.- Flexibilidad: tiene que ver con la necesidad de obtener un mayor control y una mayor libertad para que la persona realice su trabajo cuando, donde y como quiera. Este deseo se pone de manifiesto por el incremento de opciones que los trabajadores están demandando y están aprovechando para organizar su propio horario de trabajo y para trabajar desde casa, o desde otra ciudad, estado o país, distinto al lugar en el que está establecida la empresa. Esta libertad se ha concedido en gran medida a los empleados cuando ha sido posible gracias a las mayores posibilidades de realizar el trabajo a través de los dispositivos móviles o de ordenadores portátiles.

 

2.- Formación: se trata de la posibilidad de tener acceso a los recursos, a las herramientas y a la información necesaria para que la persona pueda realizar su trabajo. Y además quiere disponer de tiempo para adquirir nuevos conocimientos mientras continúa desarrollando sus tareas. Mientras que la tecnología permite a los empleados realizar gran parte de su trabajo en el mismo o menos tiempo que antes, las empresas tienen  mayores expectativas y esperan que los empleados realicen sus tareas a un ritmo más alto del que antes era posible.  Los avances tecnológicos y los recursos globales permiten a los empleados recurrir rápidamente a dichos recursos para aprender nuevas cosas, resolver problemas, y seguir el ritmo de trabajo. Este aprendizaje a medida ayuda a los empleados a desarrollar nuevas habilidades rápidamente para poder satisfacer la necesidad de su empresa de contar con una plantilla multidisciplinar.

 

3.- Autonomía: la tecnología facilitará a los empleados una mayor independencia para gestionar su productividad y su rendimiento y les permitirá también ser evaluados y recibir reconocimiento a su trabajo en tiempo real. Caerán así las barreras a la colaboración y se podrá redefinir la relación entre los empleados y sus superiores. Los últimos desarrollos en automatismos, dispositivos inteligentes e inteligencia artificial están empezando a sustituir a las personas en los trabajos más repetitivos. Sin embargo, en el futuro, la productividad de las personas mejorará gracias a una colaboración eficaz con estos dispositivos inteligentes. Con el uso de la tecnología para ayudar a dirigir y mantener a las personas y los equipos, la desaparición de los departamentos y de la jerarquía en el trabajo no parece una idea tan descabellada. En un entorno laboral de este tipo, las personas podrán centrarse más en su trabajo en lugar de dedicar su tiempo a dirigir a los demás o a ser dirigidos.

 

4.- Estabilidad: el mayor nivel de interconectividad tecnológica permite a las empresas ampliar su búsqueda de empleados fijos y temporales a escala mundial. Los trabajadores, por su parte, pueden considerarlo una fuente de seguridad, ya que su talento puede resultar interesante para empresas multinacionales, ampliándose para ellos el abanico de potenciales puestos de trabajo al no limitarse a la zona geográfica en la que viven. A medida que los empleados se vayan adaptando a una definición más flexible de lo que es una “carrera profesional” y que el movimiento de búsqueda internacional de talentos vaya en aumento, se darán cuenta de que tienen un mayor abanico de oportunidades a su disposición.

 

5.- Contribución: hoy en día las motivaciones de los empleados para trabajar van más allá de cobrar una nómina. Se interesan cada vez más por trabajar en proyectos que tengan sentido para ellos a nivel personal, que tengan un impacto positivo en la sociedad y que mejoren el bienestar de las personas. Del mismo modo que los avances tecnológicos han permitido a algunos empleados escoger cuándo, dónde y cómo trabajar, estos cambios también han facilitado el acceso a trabajos que cubren otras necesidades de los empleados, aparte de las financieras. Las organizaciones y los departamentos de RR.HH. que reconocen esta necesidad están implicando a sus colaboradores más estrechamente en la misión de la organización. Al reconocer que todos los empleados contribuyen de manera significativa al éxito de la compañía, los colaboradores sienten que su trabajo tiene sentido.

 

Las conclusiones más relevantes del estudio han sido las siguientes:

 

  • Aunque la mayoría de los cambios del mundo laboral se valoran de forma positiva, persiste el temor de que la automatización y los dispositivos móviles sustituyan a las personas.

 

  • La aceptación de los cambios del mundo laboral difiere de una región a otra y de un sector a otro, pero cabe esperar que la rápida evolución de la tecnología penetre en el mundo laboral hasta llegar a repercutir en los empleados en casi todos los rincones del mundo.

 

  • La nueva definición de estabilidad y seguridad laboral requiere más flexibilidad por parte de los empleados para adaptarse a diferentes puestos.

 

  • Los empleados más jóvenes buscan un trabajo que tenga sentido para ellos, más allá de cobrar una nómina, y que les permita sentirse realizados.

 

  • Los departamentos de RR.HH. deberán mejorar la conectividad global, explorando los ámbitos en torno a las necesidades y tendencias y comprendiendo cómo se pueden gestionar todo estos cambios, con el fin de construir una plantilla más productiva, satisfecha y exitosa.

 

Para acceder al estudio completo pinchar aquí: La evolución del mundo laboral global

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s