Análisis de los entornos y escenarios laborales actuales: ¿apostamos por el cambio?

No cabe la menor duda que tanto las empresas como los trabajadores se enfrentan a una dinámica cada vez más acelerada de los mercados laborales con segmentaciones que se caracterizan por su movilidad geográfica y profesional.

Los cambios en los modelos productivos debidos, entre otros factores, al avance de la tecnología y de la sociedad de la información y la comunicación, motivan un replanteamiento del modelo de mercado de trabajo actual, caminando hacia el ajuste de la oferta y la demanda de trabajo y paliando el desajuste evidente entre talento y demanda y entre las distintas áreas geográficas y sectores del mercado.

Para estudiar mejor el funcionamiento de los mercados laborales actuales, el Boston ConsultingGroup y CIETT han identificado 4 principales tipos de entorno en los cuales se opera actualmente:

1.- Impulsado por el mercado: en este entorno se encuentran países donde la legislación laboral y el mercado de trabajo están relativamente liberalizados y las corporaciones disfrutan de un alto grado de libertad a la hora de determinar la forma de empleo más conveniente, con limitadas restricciones. La autorregulación también juega un papel importante en esta agrupación. Tenemos como ejemplo países liberales que favorecen la flexibilidad sobre la seguridad, como por ejemplo EE.UU., Reino Unido, o Australia.

2.- Basado en el diálogo social: en este entorno se encuentran países donde la legislación laboral y el mercado de trabajo se encuentran regulados y fuertemente influidos mediante la negociación colectiva entre los agentes sociales. En este contexto, los agentes sociales tienen libertad para determinar las reglas a través de la negociación colectiva. Se encuentran moderadamente reguladas, y combinan la flexibilidad con la seguridad. Tenemos como ejemplo, países de la Europa Occidental, como son los Países Bajos, Alemania, Suiza o Austria.

3.- Impulsado por el legislador: en este entorno se encuentran países caracterizados por una legislación laboral y un mercado de trabajo históricamente con altos índices de desempleo en comparación a los países integrados en el grupo “Basado en el diálogo social”. Se encuentran altamente regulados, con la legislación formal como base principal de la ley laboral, priorizando en este caso la seguridad por encima de la flexibilidad. Tenemos como ejemplo países como Francia y Bélgica y países de la Europa Mediterránea, como España, Italia, Grecia, y Portugal.

4.- Mercados emergentes: En este entorno se encuentran países con políticas económicas y dinámicas de mercado laboral aún en evolución, con sectores productivos nacientes. Se encuentran con políticas regulatorias aún en fase de desarrollo, con niveles relevantes de trabajo informal en algunos casos con leyes muy recientes. Tenemos como ejemplo países de Asia como India y China, países de la Europa del Este, y países de la América latina.

Para contribuir decididamente a reducir la tasa de desempleo en nuestro país y flexibilizar el mercado de trabajo, acercándolo al resto de países de la Europa Occidental, se tendrían que tomar las siguientes medidas:

  • Modernizar la legislación del mercado laboral español para adaptarlo a la nueva realidad del empleo, reduciendo la alta tasa de temporalidad, el trabajo precario y luchando contra la economía sumergida.
  • Ayudar a los demandantes de empleo a adaptarse al cambio en el mercado de trabajo, a través de programas de reciclaje orientadas a la nueva realidad empresarial. Este reto engloba a las empresas de inserción laboral y a las agencias de colocación en el diseño e implementación de las políticas activas de empleo para ofrecer asesoramiento, ayudar en la búsqueda de empleo y orientar profesionalmente a los demandantes de empleo.
  • Promover las carreras profesionales de los trabajadores en activo y representar de forma más extensa que hasta ahora los desafíos y las oportunidades del lugar de trabajo de hoy en día y las iniciativas necesarias, incluyendo la mejora de la formación continua de los trabajadores, los estándares de calidad de los productos, la innovación tecnológica de la maquinaria y el desarrollo de los equipos de trabajo, el impulso del comercio exterior, la innovación social y las transiciones efectivas necesarias para asegurar el progreso de las empresas así como un trabajo digno para el trabajador.
  • Que los pactos sociales firmados por el Gobierno y los Agentes sociales (Patronal y Sindicatos) aseguren que los mercados de trabajo sean inclusivos, funcionales y sostenibles, con altos niveles de participación y un enfoque coordinado hacia el encaje de la oferta con la demanda de empleo.
  • Fortalecer la colaboración público-privada para reducir la dualidad del mercado laboral.
  • Facilitar la movilidad transfronteriza a través de una mejor aplicación de la Directiva Europea sobre desplazamientos de trabajadores.
  • Desbloquear la contribución de las agencias privadas de empleo a la competitividad empresarial y crecimiento económico.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s