Desnundando el alma del directivo.

Esta semana, en uno de los numerosos eventos que organiza Aedipe Galicia, tuvimos la ocasión de comer y conversar con Jorge Salinas, coach experto en alta dirección, Presidente de Atesora, y socio fundador de la Escuela de Coaching Lider-haz-GO.

Jorge ha sido el autor, con otros siete coaches más, del libro: “Desnundando el alma del directivo“. Se trata de un libro que narra las conversaciones de los coaches con los directivos que han pasado por un proceso de coaching.

Se trata de un libro dinámico, cercano e íntimo, que no recoge grandes teorías, sino que se centra en reflejar casos prácticos, situaciones reales (aunque sí han tenido que cambiar los nombres reales de los directivos, de sus empresas, y del escenario que rodeaba la situación), que ayudarán a muchos otros directivos a verse reflejados, para después ser capaces de estirar sus propios límites para conseguir mejoras.

En estos procesos de coaching, los coaches trabajaron con los directivos sobre aspectos de la inteligencia emocional, la autocrítica, la empatía, o la escucha, con el objetivo de combatir los problemas dirarios a los que se enfrentan los directivos en sus empresas.

Algunas de las conclusiones que se obtuvieron en todo este proceso fueron:

– Las cosas no cambian por sí solas. Las cosas cambian porque hay personas detrás, líderes que tienen que tomar decisiones muy importantes para el devenir de una empresa, y estos líderes no son “supermanes” que puedan tomar las decisiones por sí sólos, sino que tienen que rodearse de un equipo que le ayuden a tomar las mejores decisiones.

– Además del trabajo en equipo, el directivo tiene que rodearse de unos colaboradores que le sepan decir las cosas, y este tiene que ser capaz de aceptar las críticas (constructivas), e ir modificando así la cultura de una empresa, mejorando la tolerancia al error, sin esconder los errores, ni evadir la toma de decisiones ni las responsabilidades.

– El directivo tiene que trabajar sobre los canales de comunicación existentes en la empresa para que fluya la información de manera correcta, para mejorar la competitividad de la organización, su adaptación a los cambios del entorno, facilita el logro de los objetivos propuestos.

– El consenso es bueno pero hasta un límite y el directivo tiene que ser consciente de ello, ya que la decisión hay que tomarla, y el no tomar una decisión a tiempo puede provocar muchos problemas en una organización.

Para Jorge Salinas: “el sufrimiento es opcional. No viene de serie. No des poder a nada ni a nadie para que te generen una emoción desagradable“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s